Sintiendo Demasiado... ¿2?

Bien, la cuestión fue más o menos así.


Yo soy una de esas personas locas que piensan que, bajo ciertas circunstancias, hacer 2 libros de una historia es... el tipo de cosas que no me interesa hacer. Sintiendo Demasiado está dividido en 2 partes porque en algún momento se me ocurrió entregar 2 libros, peeeeeeeero... prefeerí dejarlo en 1, no más, a modo de desafío. El asunto es que, con tanto tiempo escribiendo sobre Sintiendo Demasiado, hubo por lo menos 10 versiones. No exagero. Solo en Wattpad mostré 4. Y la del libro que salió es diferente a la última que mostré.


El cambio de versiones tuvo que ver con la extensión de las historias que salen de la historia central, coherencia con la realidad y otras cosas. Así, tenía la historia de Marcel con Javiera, o una muy interesante versión de la historia de Fernando con Brisa, importantes para entender por qué afrontan la relación central del modo en que lo hacen. Sin embargo, me fui tan en la volá contando aquellas, que la extensión del libro crecía y crecía, y ya daba para las 800 páginas, entonces apliqué tijeras y me puse a cortar. Tal vez no fuera tan necesario conocer la historia de Javiera, si con dos renglones en la de Marcel se establecía bien qué había pasado. Y Brisa podía analizar su historia con Fer tras aprender de la psicóloga, así sabríamos como fue.


También surgieron otras historias, inspiradas en el mal de Brisa, que no encontraron cabida en la versión final. Otras eran casos que Marcel, como abogado, tomaba y resolvía, enfrentándose a dilemas éticos y otros personales y a sus propios demonios . La historia que dejé, de la secretaria y el marido bipolar, fue la más suave para no restar protagonismo a la trama (aunque como que me disparé en los pies con la de Rocío, o estuve cerca)


Uno de mis planes a futuro es contar como va el matrimonio de Brisa y Marcel, afrontando el trastorno bipolar como una pareja consolidada. Hablar, por ejemplo, de la crisis mixta, o los efectos que van dejando los medicamentos a largo plazo en el cuerpo. También, recordar que el trastorno bipolar rara vez viene solito, y otros trastornos, como la ansiedad, se van sumando. Lo que me falta para esto es dejar que pase un poco más de tiempo y ver como evoluciona la pandemia, porque las cosas que le pasarán a Brisa no son en el primer ni segundo año de iniciado el tratamiento. (Lo ideal sería seguirla en 2027, después de los hechos de Calma Perdida). Es un aprendizaje constante que se va haciendo. Entonces, ese podría ser la continuación del libro que entregué recientemente. También hablar del papel de cuidador y qué pasa cuando se siente sobrepasado, con la carga emocional de tener que estar bien si la otra parte de enferma.


Bueno, todo eso conllevará otra planeación, problemas, y trama. Será un libro donde, las historias que quedaron fuera de este, no tendrán cabida. Entonces...


¿Qué hago con esas historias que edité y borré? ¿Las escribí por las puras?


Pues, lo único que se me ocurre es pescarlas, agruparlas en un libro y ya. No sería como la segunda parte de Sintiendo, aunque tampoco una precuela. Serían relatos que complementarían lo que ya saben, aunque también podrían leerse por separado, es decir, sin necesidad de leer el libro central. Pienso que hacer un compendio de estas características es todo un desafío, porque sería una especie de Spin Off y no a todo el mundo le gustan esas cosas, aunque, ya saben: La pega del escritor es hacer que se interesen en lo que están leyendo, aunque piensen que debería avanzar con otros personajes o centrarse en una pura cuestión.


Me parece una buena idea. No sé a ustedes.


Jejeje, da lo mismo. Ya hay un avance. 20000 palabras aprobadas por mi editora interior, lo que me parece importante.


Son las 4:11 y estoy desvariando, pero terminé recién una de las historias. Buenas noches. Mañana hablamos (después de 12)


.


Blankiss.









24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo