Rurouni Kenshin (parte 2)

Actualizado: 29 ago 2020

Bien.


La semana pasada les conté la vida de Shinta, un niño vendido a una caravana de esclavos, rescatado por un espadachín solitario que decide cambiarle el nombre y tomarlo como alumno. Le enseña el estilo Hiten Mitsurugi y años después, al estallar una guerra interna, Kenshin, de 13 años, decide enrolarse por la causa revolucionaria. Debido a su excelente uso de la espada, es destinado al asesinato de personas asociadas con el shogunato.


Kenshin empieza a sentirse incómodo con esto, pero sigue adelante, valiéndose de un truco mental para llevar a cabo su trabajo: Ser rápido y no pensar en la vida que podrían tener sus víctimas. Si llega a empatizar con ellas, está frito. Una noche mata a un hombre y a su escolta que le pone resistencia. De esa escolta, un hombre tenía importantes motivos para no querer morir y es capaz de herir a Kenshin en un intento desesperado por subsistir, siendo asesinado de igual modo. Cuando todo termina, Kenshin se da cuenta que ha sido herido en la mejilla izquierda que ha empezado a sangrar.


En eso quedamos.


/// Antes de seguir, aclarar que estoy spoileando la historia de Kenshin Himura y que ciertos comentarios son MI apreciación de lo que pudo pasar, así que si quieren formarse su propia opinión, las y los invito a echarle un vistazo a la obra. ///


Sigamos.


La guerra sigue y Kenshin en ella, cometiendo asesinatos de noche. Iizuka, su compañero de armas, sigue cubriendo sus pasos. Nadie, absolutamente nadie puede saber quién es el Hitokiri Battousai. Kenshin debe ser protegido.


Usualmente, después de cometer un asesinato, Kenshin dejaba una suerte de panfleto sobre su víctima con el kanji "Tenchu", que significa literal, "Castigo Divino". Antes les comenté que Kenshin pensaba que aún cuando él estuviera sufriendo por dentro, si con lo que él estaba haciendo podía llegar una era de más paz y justicia, "En el nombre de los Dioses o el Cielo" (aludiendo al cielo divino), él mataría. Este detalle es muy importante para más adelante. Supongo que "Tenchu" era una excelente propaganda para lo que estaban haciendo. Veamos, va uno por la calle, se encuentra a un difunto convertido en pedacitos y la pancarta de justicia divina. Si es supersticioso podría pensar que, si el asesino no aparece y que el Battousai es como una leyenda urbana, bien podría tratarse de un ángel de la muerte, un castigo del Cielo que ya no quiere en esta tierra a ese tipo de personas de ideas feudales, entonces démosle a la Revolución. O también el que un grupo de personas está castigando en el nombre de los dioses, lo que le confiere algo más épico a la causa. Bueno, ya me estoy enredando, así que sigamos.


Una noche Kenshin, de 15 años, va a tomar un poco de sake. Lo encuentra desabrido y reflexiona sobre algo que le dijo su maestro, al que no ha vuelto a ver. Que si el sake le sabía desabrido, era que el corazón estaba mal, que ya no disfrutaba su vida. En el mismo lugar hay una mujer que desprende un delicioso aroma a ciruelo blanco y que es muy hermosa, pero que da la impresión de no pertenece a ese lugar. Ella está bebiendo, pero unos hombres empiezan a molestarla y Kenshin, de un modo muy... sobrio, la defiende. Luego él se va, pero en el camino es emboscado. Acaba matando a su asesino justo cuando se pone a llover, y queda un poco shockeado. Para rematar, la mujer a la que defendió aparece, dando la impresión de que había visto todo. En cosa de segundos, Kenshin se cuestiona.

"¿Qué hago? ¿La mato?", se dice. Y es que, como recordarán, nadie podía saber quién era él. La mujer se le acerca y repara en la herida que tiene en su cara, aquella que aún teniendo quizá más de un año, aún se ve fresca y suele abrirse cada poco tiempo. La mujer comenta: "Tú eres quien hace llover sangre", pues parte de la sangre del muerto saltó hacia ella. Con Kenshin al borde del ataque de nervios, ella pierde el sentido.


Dada la situación, Kenshin no tuvo tiempo para pensar. Tomó a la mujer y se la lleva a la posada donde él pasa las noches. La dueña no tiene espacio para ella, por lo que arreglan que dormirá en el cuarto de Kenshin. Él no objeta, confundido aún sobre lo que debería hacer con ella. Posiblemente decide esperar a la mañana, para indagar qué tanto se acuerda de lo que pasó la noche anterior antes de tomar una acción radical.


Habitualmente, Kenshin dormía sentado. Una postura que lo mantenía en alerta, por lo que la mujer ocupa su futón. Durante la noche él sueña que va a asesinarla y despierta sobresaltado. Al hacerlo, ya es de mañana y la mujer no está. Corre a buscarla y la ve sirviendo el desayuno al resto. La dueña le explica que le faltan manos para el trabajo que tiene y más tarde esa mujer le da su nombre a Kenshin. Tomoe.


Tomoe tiene 18 años y se llama a sí misma "Gata Perdida", dando a entender que no tiene familia ni lazos, quizá ni siquiera un lugar propio. Le agradece a Kenshin su ayuda y se disculpa por lo de la noche anterior, asegurando no recordar nada. Creo que yo hubiera dicho lo mismo.


Tomoe es muy bonita, pero también muy tranquila y silenciosa, y dada la época, a nadie le extraña que lleve un tantoo, una suerte de cuchillo escondido en su obi. Es más alta que Kenshin y acaba pernoctando en su dormitorio de forma definitiva. Si se enamoró de ella a primera vista o con el pasar de los días, no lo sabemos, porque él no da pistas sobre eso, si bien sus compañeros suelen bromear con eso.


Conforme pasa el tiempo, Tomoe se va a cercando a él y teniendo pequeños gestos, como intentar abrigarlo mientras él duerme. Kenshin despierta en ese momento y, creyéndose amenazado, desenvaina su espada para matarla. Antes que su derecha le corte el cuello a Tomoe, su izquierda la empuja lejos para salvarla. Avergonzado, él le explicará más tarde que le es imposible dormir en paz y le da luces del tormento que vive debido a

su trabajo.


Kenshin reportó a sus superiores la situación de su intento de asesinato, por lo que ellos despliegan a unos pocos para investigar qué pasó. A Katsura, el mandamás, le parece que hay un traidor entre ellos y hay que descubrirlo.


La sutil confianza entre Kenshin y Tomoe sigue creciendo, a raíz de que ella le hace preguntas sobre su proceder. ¿No le importan las vidas que toma? Kenshin, que empieza a verbalizar por primera vez lo que piensa, le habla de las personas y sus vidas, de las que no quiere enterarse para no dudar a la hora de matar. Trata de hacerse el duro, pero no le resulta. Tomoe parece leer su alma y aún cuando pregunta, no juzga al asesino. Tomoe misma parece muy sorprendida al descubrir la juventud de Kenshin. La guerra le muestra su peor cara al revelar que usa a niños, justificándolo con un fin superior. Sin embargo, ella ha tenido importantes avances con Kenshin. Ahora él es capaz de dormir plácidamente cuando ella está a su lado, escribiendo su diario de vida. No parecen dos desconocidos o amigos, sino una pareja de años.


Los superiores de Kenshin y de la causa Patriótica preparan una reunión secreta donde van a discutir los pasos a seguir para ganarle al bando Feudal, sin embargo, son emboscados en esta reunión y asesinados. El jefe más directo de Kenshin, Katsura, escapa providencialmente por retirarse antes, pero es muy complicado lo que pasa después. Si bien el bando patriótico intenta rearmarse para ir a la lucha y vengar a sus caídos, el Shinsegumi y asociados, que iban por el shogunato, los superan ampliamente en número y acaban masacrando al ejército. También queman la posada donde vivía Kenshin y Tomoe.


Kenshin y Tomoe se reúnen en secreto con Katsura, quien le explica a Kenshin lo crítica de la situación. Los patriotas están siendo perseguidos y asesinados, la única opción posible es esconderse mientras se reagrupan. Lo peor es que, más que nunca, Katsura está seguro de que hay un traidor entre sus filas, pero confía en Kenshin.


Le comenta que hay una casa de campo en Otsu. Que vaya para allá y viva junto a Tomoe, pues un hombre con su mujer no levantará tantas sospechas como uno solitario. Cuando puedan reorganizarse, él lo buscará.


Kenshin se va con Tomoe, sin saber qué pensar, hasta que da la sorpresa cuando le dice que no es necesario aparentar. Que lo mejor es casarse. Y ella acepta seguirlo como esposa.


Continuará...


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo