Mi lado coleccionista

Durante muchos años me entretuve juntando algunos objetos. Cosas pequeñas o figuritas, relacionadas con las películas y series que me gustaban. Era una manera de sentir que las estaba viviendo, o de envasar una emoción para rescatarla cada vez que jugaba . Cuando me casé y me mudé, puse en una caja mis objetos preciados y los traje conmigo. Mi colección de Kenshin fue la que tuvo mejor suerte, porque la tengo en exhibición permanente, con algunas figuras en mi oficina. La de Disney quedó guardada.


Ahora que entretengo mis días escribiendo historias propias, me ha pasado que también quiero tener algo de ellas en mi plano de realidad. Algo que represente a cada libro, ya que no puedo tener a los personajes.


De Bonita, quisiera un jeep pequeñito de juguete, y un faro.


De La Hermana Equivocada, he pensado en alguna escultura que represente un diente de león. Y mariposas.


De Cristina... jajaja, quiero un diván. Va a estar difícil conseguir uno a escala, aunque debo reconocer que quisiera el sombrero de Nora, para inventar historias sobre su procedencia y de paso, cuidarme del sol. A la protagonista le gustaba tomar CocaCola, y de esas sí tengo en casa, tanto para mí como en miniaturas.


De Calma Perdida me quedaron algunas cosas de su lanzamiento, por lo que ha sido más fácil iniciar mi colección por ahí. Tengo un par de loicas zombi, una herradura, y unos pajaritos metálicos.


La Última Prueba fue el libro que más disfruté de escribir, porque era poco complicado, y de esa historia hubo varios elementos con los que me obsesioné. Uno era el vestido de Sofía, en la fiesta de egreso (aun no lo consigo). Los sudokus los tenía, por lo que me conseguí la medalla del cangrejo que ama para siempre y hoy añadí a la colección una lapicera.


No puedo decir de qué iba la lapicera para no spoilear, pero quienes ya leyeron seguro se acuerdan de ella.

Me siento como la Sirenita, cuando era feliz porque encontraba un tenedor.


De Sintiendo Demasiado, no sé aún qué querría tener. Seguramente, cuando termine la corrección, me fijaré en algo, pero es que... digamos que compartimos algunas cosas con la protagonista, entonces esa historia es la que he vivido más en mi día a día.


Que tengan un buen finde.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo